Niño con sobrepeso

Sobrepeso y obesidad infantil

Un 28% de la población infantil española sufre de sobrepeso y obesidad. En este articulo os damos algunos consejos para prevenir la obesidad de los pequeños de la casa.

 

Las autoridades sanitarias están realmente preocupadas por el aumento de peso en la infancia, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha llegado a considerarla “la epidemia del siglo XXI”, por el alcance adquirido y su impacto sobre la morbilidad, la calidad de vida y el gasto sanitario.

La obesidad se puede definir como el acumulo excesivo de tejido adiposo, siendo una enfermedad crónica de origen multifactorial, en cuyo desarrollo están implicados determinantes tanto genéticos como ambientales. La evidencia científica disponible refleja que en la aparición del 95% de los casos de obesidad interviene claramente un componente ambiental, relacionado con un estilo de vida sedentario y hábitos alimentarios que favorecen un balance positivo de energía y, como consecuencia, el depósito gradual de grasa.

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles (ENT) como la diabetes, enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de canceres. Aunque las muertes por ENT se dan principalmente en la edad adulta, los riesgos asociados a las dietas malsanas comienzan en la niñez y se acumulan a lo largo de la vida. La obesidad también tiene repercusiones en la salud física y emocional del niño: problemas ortopédicos, infecciones respiratorias y de la piel, favorece la baja autoestima y supone un mayor riesgo de discriminación y estigmatización... entre otros.

Como apunta el nutricionista y autor Julio Basulto en su libro Se me hace bola. “La mala alimentación y la enfermedad tiene mucho que ver. La “buena alimentación y la salud no tanto” y “no es que una buena dieta les dé salud, es que una mala dieta les quita salud” recalcando la idea de que la mala alimentación tiene peligros asociados y la responsabilidad es individual y social.

Los padres deberíamos tener presentes ciertas recomendaciones para prevenir la obesidad. Aunque también creo firmemente que las administraciones tienen un papel fundamental (y que queda mucho trabajo para hacer): haciendo ciudades accesibles al deporte, legislando la publicidad de comida no saludable. Actualmente hay varios programas institucionales y de fundaciones: PERSEO-Ministerio, Enkid, Thao... para combatir la obesidad en nuestro país.

A continuación se nombran unas recomendaciones para que los padres y cuidadores prevengan, en la medida de sus posibilidades, esta enfermedad.

1.       Servir raciones adecuadas para la edad del niño. Fijarse en el tamaño de la vajilla. Los niños no son adultos.

2.       Tener en la nevera y despensa una variedad de verduras, frutas y cereales integrales (pan integral, pasta, arroz integral etc).

3.       Escoger leche y productos lácteos bajos en grasa.

4.       Limitar el consumo de carnes rojas i derivados cárnicos.

5.       Promover el consumo de hortalizas, fruta, legumbres y frutos secos.

6.       Retirar de la vista del niño las tentaciones ricas en calorías (lo mejor es no tenerlas en el hogar).

7.       Fomentar la actividad física. Sin olvidar que los niños imitan a los adultos (tanto en lo que comen como en el ejercicio). Para prevenir la obesidad, el mínimo de tiempo diario que deberían dedicar los niños a realizar actividades de intensidad moderada unos 60 minutos.

8.       La bebida de elección debe ser el agua. El consumo habitual de zumos está desaconsejado.

9.       Se debe limitar el consumo de azúcar, bollería y bebidas azucaradas ("refrescos").

10.   Restringir a no más de 2 horas diarias el tiempo que los niños dedican a ver televisión, jugar a videojuegos o a navegar por Internet.

11.   Limitar el número de veces que los niños comen en restaurantes de comida rápida o se pide en casa (take away, pizzas, fritos…)

12.   No premiar ni castigar a los niños con la comida. Ej: si te portas bien te comprare una bolsa de patatas.

13.   Llevar comida saludables al parque, piscina…para que los niños puedan comer si tiene hambre y evitar la tentación del dulce, ejemplo: biscotes, fruta, frutos secos...

14.   Para evitar tentaciones y no caer en la negación no frecuentar tiendas con chucherías, bollerías...

15.   Haciendo participe al niño a la hora de cocinar platos, hacer la lista de la compra e ir a comprar alimentos recomendados anteriormente.

También se ha relacionado otros factores que pueden predisponer a un bebé a padecer sobrepeso u obesidad.

  • Tabaquismo materno durante el embarazo
  • Peso elevado del bebé al nacer
  • Rápida ganancia de peso por parte del bebé en los primeros meses
  • Incorporación temprana de alimentos sólidos (conviene que aparezcan a partir de los 6 meses)
  • No amamantamiento

Bibliografía
 
http://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood/es/

VIII. Obesidad infantil: nuevos hábitos alimentarios y nuevos riesgos para la salud. Javier Aranceta Bartrina (Sociedad Española de Nutrición Comunitaria)

Diez consejos para prevenir la obesidad infantil Eroski Consumer. Julio Basulto. Mayo 2013

Mi niño no me come. Julio Basulto. Barcelona 2013. Ed: DeBolsillo.
 
Fundación IDEAS. El reto de la obesidad Infantil. Informe 2011.
 
Pediatr Obes. 2014 Apr;9(2):121-34. Epub 2013 Feb 18.

Arch Dis Child. 2012 Dec;97(12):1019-26. Epub 2012 Oct 29.